8 Marzo, 2016

PR1, PR2 y PR3

¡Por un nuevo mañana!

Como en la mayoría de los éxitos del diseño en Gran Bretaña, siempre parece ser que algo bueno saldrá de una trinidad de diseños. Para llegar al final del camino (y al nacimiento del MG F), apareció otra pieza del puzzle, la creación de la división Rover Special Products (RSP), con la misión de investigar en proyectos marginales que no fueran en la dirección de los proyectos principales de Austin-Rover y más tarde de MG-Rover, de manera que no se quitasen recursos a las líneas principales de investigación de nuevos productos de la compañía.

Y fue esta división la que dio a luz tres prototipos para el futuro asalto al mercado de deportivos de MG y que recibieron la designación PR. Pero para abaratar costes se entregó material e información relativas al MG F-16 a tres contratistas externos, dando cada uno de ellos a luz un proyecto distinto. Y estos fueron los resultados:

El prototipo PR1 de Motor Panels.

PR1

 

Sencillamente, fue una continuidad respecto al F-16, siendo también un biplaza con motor y tracción delanteros. La firma Motor Panels se centró en un chasis de Austin Maestro utilizando el motor M16 2.0, dando como resultado el diseño más conservador. Fue el primero en caerse del trío, pues la tecnología del Austin Maestro estaba ya llegando al final de su vida, por lo que si había que pensar en el futuro, el PR1 no era la mejor apuesta, pues no se podía basar una política tan ambiciosa en material que pronto comenzaría a ser obsoleto.

El prototipo PR2 de Reliant.

PR2

Reliant basó su propuesta en los componentes del Reliant Scimitar SS1. Se trataba de un vehículo de tracción trasera propulsado por la Reina Madre de los motores británicos: el (ex-Buick) Rover V8 en su versión de 3.900 centímetros cúbicos. Aparentemente, un caballo ganador, pues proporcionaba un estilo similar al del vetusto MG B con la potencia y flexibilidad del deportivo con origen USA. No obstante, MG debía pensar en que la mala situación financiera hacía que un vehículo con motor frontal y tracción trasera necesitaría una base y un utillaje de fabricación completamente nuevos que lo harían menos atractivo, ya que necesitaría componentes diseñados desde cero, no podrían usarse componentes ya en fabricación. Por tanto, aunque atractiva, la propuesta de Reliant tuvo que ser desestimada.

El prototipo PR3 de ADC.

PR3

He aquí al ganador. El prototipo de la firma ADC de Luton era un vehículo de motor central que se asemejaba en concepción al famoso Fiat X19 de la década anterior. Aunque la combinación motor delantero/tracción trasera del PR2 tenía sus entusiastas en RSP, la posibilidad de utilizar componentes ya en fabricación en un vehículo de motor trasero-central no siendo necesaria una transmisión totalmente nueva. Por lo tanto, la decisión recayó en el PR3, a partir de cuyo concepto se desarrollaría el esperado nuevo deportivo MG.

Hemos llegado a 1991 y, de aquí en adelante, sería el equipo de diseño de Rover quien se encargaría de dar a luz este ambicioso proyecto. MGA Development se encargaría, junto con ADC de hacer el grueso del trabajo, mientras el resto del equipo de diseño se centraba en sacar adelante el proyecto del que saldría en Rover serie 600.