8 Marzo, 2016

Por fin un nuevo MG

1991 fue el año en que la casa de Longbrigde trabajó intensamente sobre el nuevo Rover 600, mientras que un reducido grupo desarrollaba el nuevo vehículo que catapultaría de nuevo a MG, explorando sobre el prototipo PR3 a la búsqueda de un modelo que se pudiera comercializar.

En estos días, se trabajó sobre una maqueta de construcción mixta de arcilla, madera y metal a escala real, que es la que podemos ver en las siguientes fotografías:

MGF

MGF

Vemos en ellas que el equipo de diseño ya tenía muy claro cuales eran las características que debía reunir el futuro MG F: se ve una proximidad conceptual al prototipo MG E-XE, una gran denotación de su deportividad, la indiscutibilidad de ser un MG y una sensible marca de “Britanicismo” del diseño. Esto ultimo marco el rediseño de la parte posterior pues, como vemos en las fotos, tenía un cierto aire italiano (yo diría Alfa-Romeo), pues no en vano, muchos diseñadores de la marca habían trabajado en su día junto a Pininfarina y Michelotti entre otros.

MGFEl frontal, que permaneció, en espíritu, inalterable a lo largo de toda la fase final del diseño, fue criticado por su falta de personalidad, pero era sencillo y fácil de mecanizar para la versión de serie. No obstante, sobre el diseño conceptual de la maqueta, otra vez el excéntrico Gerry McGovern fue el encargado de volver al tablero de diseño para eliminar los posibles fallos de diseño que presentaba la maqueta. El producto final de lo obtenido de este estudio fue este.

 

Podéis ver su firma en el mismo. El diseño obtenido fue la amalgama perfecta de diseño de actualidad, de las tradiciones de MG y, realmente, el diseño de ingeniería, proporcionado en este caso por Gordon Sked no debía, en principio, nada a diseños anteriores. De hecho, excepto por la posición central-transversal del motor, los anteriores ADO21 y E-XE nunca fueron un concepto realmente cercano a lo que podría ser la producción en masa.

Otra cuestión importante es que se utilizaron unicamente componentes Rover, nada perteneciente a la “era Honda” se añadió al diseño. Por tanto, la única opción de motorización era, obviamente, el Rover de la serie K y, en cuanto a suspensiones, la Hydragas de Alex Moulton que, aunque en principio era una opción absurda, resultó adaptarse perfectamente al diseño, tanto que convirtió a este deportivo en excesivamente manejable, cosa que fue criticada por los usuarios, que buscaban un vehículo algo más “nervioso”. De hecho, el F es uno de los deportivos más seguros del mundo, no solo por su suspensión, si no también porque su estructura monocasco fue calculada para soportar cargas muy superiores a la de servicio en pro de darle la resistencia suficiente a un descapotable (que carecería de refuerzos estructurales en forma de montantes superiores, algo que afea diseños como los targa de Porsche o los debilita por su inexistencia, como es el caso del MX5 de Mazda). En cuanto a la suspensión, la interconexcion anterior-posterior fucionaba a las mil maravillas en este vehículo con escasa batalla, además de solventar uno de los problemas mas frecuentes en coches con esa característica, el mareo de los pasajeros. En un vehículo con poca batalla (poca distancia entre ejes) el automóvil tiene tendencia a pivotar de atras hacia adelante sobre la amortiguación, fomentando el malestar de los ocupantes, cuyo oido interno si nota este efecto imperceptible y provoca un mareo similar al experimentado en una embarcación de poca eslora. La capacidad de mantener la actitud del vehículo (o sea, de mantener la carrocería siempre paralela al suelo) de la suspensión Hydragas, evitaba que esto ocurriera, proporcionando un confort de marcha incomparable en vehículos de similares características.

El motor serie K 1.8 nació practicamente para el MG F, pues, ante la necesidad de sustituir los propulsores Honda, nació el K 1.6, pero a unos anónimos técnicos de Rover se les ocurrio el darle más pegada aumentando la cilindrada a los 1.8 litros, cambio que mantenía a dicho propulsor con sus compactas dimensiones. Los cilindros creados para esta versión de 1.8 litros (llamados damp liners), permitieron crear un motor K de superior cilindrada con el tamaño de la versión de 1.6 litros.

Así pues, el 8 de marzo de 1995 se hizo la presentación del MG F. Y el resto… ya es historia.

MGF

 El vehículo más vendido en su categoría en el Reino Unido durante tres años seguidos.